jueves, 10 de noviembre de 2016

La maldición de la novena sinfonía


Luego de la muerte de Beethoven se inició una superstición que ha sembrado miedo en los grandes compositores del mundo, se dice que la maldición de la 9na sinfonía proclama que ningún compositor va a vivir para crear una 10ma sinfonía, en otras palabras luego de haber creado la 9na morirán como lo hizo Beethoven, esta es una creencia que pertenece al mito popular el cual no posee ninguna validez dentro del campo de la música pero que no deja de ser curiosa para los que se dedican a escucharla; numerosos compositores que conocían de esta maldición se dieron la tarea de crear ingeniosas tretas para poder burlar la profecía.


Según la teoría de Arnold Schoenberg compositor y teórico austriaco, esta superstición tuvo origen en Mahler quien en alguna de sus entrevistas dijo “Al parecer una novena es un límite, no se sabe qué pasará si se va más allá, es como si hubiera algo que debe quedar oculto en él misterio este “algo” es el que impide llegar a una décima , límite para el cual no estamos preparados, es por ello que los que ya han escrito una 9na están cercanos a pasar hacia la otra vida”. Según historiadores esta creencia era originada por los propios temores de su esposa Alma Mahler, quien con el tiempo contagió a su esposo con estos irracionales temores cuando Mahler escribió estas líneas, para esta época existían muchos compositores que habían sido atacados por esta profecía entre los cuales están: Bruckner, Schubert, Dvorak y Beethoven, aunque hoy conocemos que estos compositores escribieron 9 sinfonías de 3 que se encuentran en la lista no fue publicada por lo tanto se duda un poco de su existencia, es así como se deduce que el único afectado por la maldición había sido Beethoven, inclusive antes de la muerte de este magnate compositor las composiciones sinfónicas eran bastante productivas, solo se tiene recordar las 41 de Mozart y las 106 de Haydn.


En el caso de Schubert se conoce que la sinfonía número 9 es conocida como “Sinfonía Grande”, aunque existe bastante confusión en las numeraciones ya que la que nombraron como la número 7 era en realidad una obra que no se había finalizado, aunque esta estaba escrito por completo solo se había orquestado la primera parte de la composición; esta obra junto con la famosa sinfonía “inacabada” (n° 8) fueron descubiertas en el año 1867 por el musicólogo George Grove.

No hay comentarios:

Publicar un comentario